“No hay nada más duro que ver sufrir a un hijo”


María Teresa Campos ha recibido en el salón de su casa a una buena amiga y compañera, con la que hace mucho tiempo que no coincidía: Isabel Gemio. María Teresa Campos se mostró encantada de tenerla en su casa, aunque las restricciones sanitarias no les permitió darse un abrazo y unos besos como a ellas les hubiera gustado.

Finalmente, y respetando las medidas de seguridad, Teresa Campos e Isabel Gemio se quitaron las mascarillas para iniciar su charla. Isabel Gemio vive volcada en su hijo Gustavo, que padece una enfermedad rara, y en su fundación, a la que dedica todo su tiempo.

Isabel Gemio abre el álbum de fotos de sus hijos que no habíamos visto hasta ahora

Isabel Gemio abre el álbum de fotos de sus hijos que no habíamos visto hasta ahora

LEER

Isabel Gemio y Teresa Campos

Teresa Campos recibió en el salón de su casa a su amiga y compañera Isabel Gemio.

YouTube #EnredadosporMaríaTeresaCampos

Isabel Gemio confesó a María Teresa que durante muchos años le era muy difícil hablar de su hijo sin ponerse a llorar. “Y eso que aún no lo había hecho público, pero por eso decidí decirlo, porque lo que me estaba pasando a mí le estaba pasando también a muchas personas. Y yo no quería esconder a mi hijo, al contrario, ¡pero también pensé que no me podía pasar la vida llorando!“, comentó Isabel, que habló de él también en una emotiva entrevista en exclusiva en Lecturas.

Pese al mucho trabajo que le da un hijo enfermo y la fundación, Isabel no se queja: “Sé que tengo mucha suerte, porque yo tengo ayuda, pero ha habido muchos padres y madres que durante la pandemia sus hijos no han podido ir a terapia, y eso es malísimo para ellos, y se lo han tenido que cargar ellos solos”.

No hay nada más duro que ver sufrir a tus hijos“, dijo Isabel. Por eso trabaja muy duro en su fundación. “Todo lo que hacemos en la fundación, las camisetas, las mascarillas… todo es para recaudar dinero para la investigación”.

“Ahora la ciudadanía se ha dado cuenta de lo importante que es la ciencia y lo que la necesitamos para curarnos. Todo el mundo está pidiendo la vacuna, la vacuna… pero para que la vacuna llegue hacen falta medios, tiempo y dinero. Eso llevo diciéndolo yo desde hace 14 años. A veces me he sentido un poco voz en el desierto, porque la cultura científica en este país deja mucho que desear”, reclamó Isabel Gemio

Isabel Gemio

Isabel Gemio es madre de dos hijos, Gustavo, que padece una enfermedad rara, y Diego.

YouTube #EnredadosporMaríaTeresaCampos