Muere el diseñador Juan Rocafort, creador de la moda integral


Llevaba años alejado de la moda, pero en su día fue un adelantado a su tiempo. El diseñador y decorador madrileño Juanjo Rocafort, el creador de los trajes integrales de una sola pieza, falleció ayer a los 76 años en Madrid a consecuencia del coronavirus, según han confirmado fuentes cercanas a la familia.

Entre 1964 y 1973 tuvo tiendas abiertas en Madrid, Londres, Marbella e Ibiza y finalmente se estableció en Nueva York, donde abrió su estudio de diseño en uno de sus edificios más emblemáticos, el Empire State. 

Entre sus clientes estuvieron la familia real española, Marlon BrandoJohn LennonNatalie WoodJulio Iglesias, la duquesa de Alba, Cristina Onassis, Francis A. Rockefeller . Junto con otro creador clave como fue Manuel Piña se convirtió en uno de los representantes del diseño de aquella etapa.

Modesto Lomba, presidente de la Asociación Creadores de Moda de España le recuerda como un hombre “amable” del que es inevitable no recordar “su último mono negro con zapatos elásticos incorporados”.

Lo que ahora es habitual tanto en el deporte como en las prendas del día a día, Rocafort ya lo diseñó en una época, finales de los 80, principios de los 90, donde quizá se contemplaba como una propuesta futurista como demuestra su colección ‘The Wit Collection 9’. En 1992, Juanjo Rocafort crea las colecciones ‘total wear’ y el calzado elástico. Este último invento sigue de actualidad y consiste en eliminar las cremalleras de las botas  sustituyéndolas por un tejido elástico dando una nueva dimensión más estética al calzado.

Pero esa no fue su única aportación al mundo de la moda. La ropa con luz fue otro de sus éxitos y consolidó su fama. Trajes y camisetas de efecto luminoso que se encendían con pilas. Vendió más de ocho millones de prendas con luz en un año.

Consiguió cinco medallas de oro a la Creatividad en los premios Eureka de la Comunidad Europea, en 1994, por su gran contribución al progreso y la invención en el campo de la moda.

Hizo para la mujer una moda cómoda, sin renunciar a la belleza, diseños en los que tenían cabida piezas pintadas a mano en las que se entrelazaba modernidad, tradición y una silueta sofisticada.

A pesar de haber gozado de reconocimiento internacional, dijo en alguna entrevistas que no se sentía “profeta en su tierra”.