Juana, nueva expulsada, se queda a las puertas de la semifinal

Juana se ha quedado a las puertas de la semifinal de ‘Masterchef’. La veterana es la nueva expulsada de la octava edición del ‘talent’ culinario en una noche en la que los nervios han estado muy presentes. El programa de hoy ha sido uno de los más especiales de la edición. Además de los nervios propios porque la final del concurso está muy cerca, los concursantes han hecho hoy un cocinado solidario para Cruz Roja para rendir homenaje a los profesionales sanitarios que han trabajado durante la pandemia. Un programa en el que desde el comienzo Juana se ha visto superada por la situación. “En mi vida me he rendido con todo lo que me ha pasado… Me está superando mucho todo”, decía al comienzo de la noche ante las lágrimas de Samantha. Unos nervios que se han traducido en expulsión. “Encantada y muy agradecida, para mí ‘MasterChef’ ha sido como una segunda juventud”, son las palabras con las que ha dicho adiós ante las lágrimas de sus compañeros.

La veterana se ha jugado la expulsión con Andy e Iván, eternos rivales, en una difícil prueba en la que los postres han sido los protagonistas. Los concursantes con el delantal negro tenían que reproducir a la perfección la propuesta de Valentina Lorieto, la exjefa de pastelería del restaurante San Pol de Carme Ruscalleda. Los postres suelen ser uno de los platos que más se les suele resistir a los participantes del ‘talent’ culinario, y a Juana le ha jugado una mala pasada que ha hecho que se quede a las puertas de la semifinal. Ha tenido que repetir la elaboración varias veces porque la nata se le ha cortado hasta en dos ocasiones. “No me voy a rendir, no”, decía Juana mientras intentaba sacar adelante su postre. Pero finalmente el resultado no ha sido nada bueno.

Juana MasterChef

Ana, José Mari, Andy, Alberto, Iván y Luna se jugarán la próxima semana un puesto en la gran final. El próximo lunes los aspirantes a ‘MasterChef’ se enfrentarán a las pruebas y a la valoraciones de Jordi, Pepe y Samantha para hacerse un puesto en la gala más esperada de todas. Ana y Luna comenzarán con desventaja. Jordi Cruz les ha entregado el delantal negro por darle pistas a Andy durante el último cocinado. Así que salvo que en las dos primeras pruebas lo hagan excelente, irán directamente a la prueba de expulsión.