El Parkinson de Michael J. Fox se agrava y le obliga a retirarse por segunda vez


Michael J.Fox ha anunciado que está preparado para retirarse definitivamente. Sería la segunda vez que el actor estadounidense deja la profesión. El protagonista de la trilogía de Regreso al futuro fue diagnosticado de Parkinson en 1991 (aunque lo hizo público en 1998), y ha reconocido que el avance de la enfermedad le va a impedir a volver a ejercer.

“Hay tiempo para todo, pero mi tiempo para dedicar 12 horas a los rodajes y memorizar 7 folios de guion no es lo mejor para mí, al menos por ahora”, ha explicado en su nuevo libro No Time Like the Future, que acaba de presentar. “Todo puede cambiar, pero sí éste es el final de mi carrera como actor, que así sea”, dice en el libro.

El que fuera también protagonista de la película Teen Wolf tuvo que ser intervenido en 2018 de un tumor benigno en la columna vertebral. Y desde entonces ha encontrado mayores problemas para retener palabras que recitar ante una cámara.

Sus facultades parecen mermadas, porque él mismo reconoce que ya no es capaz de tocar la guitarra ni dibujar, dos de sus grandes hobbies. Tan sólo disfruta escribiendo y por eso no se le debe descartar para hacerlo en algún proyecto cinematográfico.