El Gobierno avanza con Cs y PNV para lograr la última prórroga


El Gobierno ha aprendido varias cosas a lo largo de las cada vez más difíciles negociaciones para prorrogar el estado de alarma frente al coronavirus. La primera es que no puede fiarlo todo a la presunta “responsabilidad” de la oposición, advirtiendo de que la alternativa sería el “caos”, sino que tiene que sentarse a negociar. La segunda pasa por no dar por supuesto ningún resultado: el Ejecutivo, por ejemplo, pensaba que el PP no llegaría a votar nunca en contra, como hizo con la última prórroga, la semana pasada. Y la tercera, después de la tormenta que supuso el pacto con EH Bildu para derogar la reforma laboral, es que las materias a debatir a cambio de un respaldo o una abstención se deben ceñir a la propia emergencia sanitaria.

Seguir leyendo….