El efusivo reencuentro de Elena y Hugo Sierra en ‘Supervivientes 2020’


Elena Rodríguez y Hugo Sierra han sorprendido por su emocionante reencuentro en ‘Supervivientes 2020’, sin ocultar su mutuo cariño.

Elena Rodríguez ha vivido una noche cargada de emociones en ‘Supervivientes 2020‘. La concursante se ha convertido en una de las protagonistas del programa debido a sus continuas broncas con Avilés. Esta vez, su reencuentro con Hugo Sierra e Ivana ha guiado la atención de los espectadores.

Elena le confesaba al llegar a Lara Álvarez tener ansiedad por lo que iba a suceder. La presentadora asturiana le ha pedido que se desahogase y la madre de Adara ha confesado sentirse como una marioneta. Asimismo, ha desvelado que no puede más con la situación que vive con José Antonio Avilés.

Carlos Sobera ha intentado tranquilizar a la concursante y le ha adelantado que se iba a encontrar con una persona con la que tiene cuentas pendientes. La persona que le esperaba al otro lado de la puerta era Hugo Sierra con el que se ha fundido en un caluroso abrazo. «Me alegro, estás muy delgado» ha sido la primera declaración de Elena.

«Es verdad que tengo resquemor por todo lo que pasó con mi niña» ha confesado Elena. La madre de Adara no ha podido contener las lágrimas y se ha derrumbado. Carlos Sobera le ha explicado la situación al uruguayo. Al parecer, la concursante le echó en cara un momento vivido en «La Palapa».

«Las cosas no fueron así, lo puede corroborar Adara» ha comenzado explicando Hugo. El concursante ha explicado que las primeras en enterarse del nacimiento de su hijo fue su madre y Elena. Por su parte, Elena Rodríguez ha dicho que entendió otra cosa. «Yo sentí mucho dolor… me hubiera gustado haber disfrutado más ya que no soy una persona molesta» declaraba Elena.

Finalmente, Carlos Sobera le ha pedido a Elena Rodríguez que cruzase la otra puerta que le separaba
de Ivana Icardi. Ambas concursantes se han abrazado con inmensa alegría. Allí ha
lanzado un duro ataque a José Antonio
«quiero que se vaya José Antonio
ya» exclamaba. Ivana aprovechaba la ocasión para
lanzar un claro ataque: «que bien que se dieron cuenta».